Quítense el bombín

TALONES AL PORTADOR

A mi turbia conciencia le debo
almohadas en vela,
a una intrusa el ardiente placebo
de carne sin tela.

A los años les debo las canas
que siembran los años,
al futuro la oscura mañana,
el postrer desengaño.

A un eclipse de musa le debo
mis versos más ñoños,
a la copa de ajenjo que bebo
el gingseng del otoño.

Al presente le debo la vida
de cuerpo presente,
al ayer una copla, una herida
fugaz e insolvente.

A la escuela le debo sumandos
que sumaban poco,
mi maestro enseñaba lampando
tan cuerdo y tan loco.

Dando cuerda al reloj del revés
en mitad de la calle,
la desesperación, los porqués,
la razón y el detalle.

Yo pensé que en denantes los treinta,
desde el homo fáber,
el artista pagaba su cuenta
de efebo cadáver.

Pero luego la parca, ya veis,
hace bises en vida,
me tenéis a los cincuenta y seis
cultivando la herida.

La cuestión cuando llama a mi puerta
mundanal ruido
son las órdenes claras y ciertas
de que ando reunido

con los pájaros que sobrevuelan
mi innoble cabeza,
y la media lunita que riela
el mar de mi pereza.

Al desliz de un cupido insolente
le debo la vida,
al amor el amor de la gente
en los tiempos del sida.

A la suerte debo la fortuna
de haberte encontrado,
a la noche las mil y una luna
de miel que he gozado.

A Jesús Maraña (De D. Joaquín Sabina)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Joaquín Sabina y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s